viernes, julio 31, 2015

Mariposas disecadas

La mesa estaba puesta bajo el cobertizo de los carros. Había cuatro solomillos, seis pollos en pepitoria, ternera guisada, tres piernas de cordero y, en el centro, un hermoso lechón asado rodeado de cuatro morcillas con acederas. En las esquinas estaban dispuestas botellas de aguardiente. La sidra dulce embotellada rebosaba su espuma espesa alrededor de los tapones y todos los vasos estaban ya llenos de vino hasta el borde. Grandes fuentes de natillas amarillas, que se movían solas al menor choque de la mesa, presentaban, dibujadas sobre su superficie lisa, las iniciales de los nuevos esposos en arabescos de finos rasgos. Habían ido a buscar un pastelero a Yvetot para las tortadas y los guirlaches. Como debutaba en el país, se esmeró en hacer bien las cosas; y, a los postres, él mismo presentó en la mesa una pieza montada que causó sensación. Primeramente, en la base, había un cuadrado de cartón azul que figuraba un templo con pórticos, columnatas y estatuillas de estuco todo alrededor, en hornacinas consteladas de estrellas de papel dorado; después, en el segundo piso, se erguía un torreón en bizcocho de Saboya, rodeado de pequeñas fortificaciones de angélica, almendras, uvas pasas, cuarterones de naranjas; y, finalmente, en la plataforma superior, que era una pradera verde donde había rocas con lagos de confituras y barcos de cáscaras de avellanas, se veía un Amorcillo balanceándose en un columpio de chocolate, cuyos dos postes terminaban en dos capullos naturales, a modo de bolas, en la punta.

Madame Bovary, Gustave Flaubert

jueves, julio 30, 2015

La pauperización del maestro

...Emerge como un componente de la desprofesionalización. La pauperización docente tiene cinco
componentes:
i. Económica. Los salarios de los maestros entran en el libre juego del mercado, entrando a sistemas flexibles de contratación, sin seguridad social y sin el pago de la totalidad de los meses del año. A pesar de un discurso promocional sobre la importancia de la escuela y su valoración social, los nuevos estatutos docentes no otorgan a los docentes la compensación económica al tiempo de estudio. Entre los rangos profesionales, si se midiera por su salario, es uno de los más mal pagos. Esto exige de él múltiples vinculaciones laborales (maestro “taxímetro”) o u ocupaciones paralelas, como vendedor, negocios particulares, entre otros.

ii. Social. Como consecuencia del tipo de vinculación laboral y su mala remuneración, se ha llegado a que en la vinculación al mundo de la universidad los jóvenes no seleccionen en primera instancia a la educación como carrera a la cual desean asistir. La mayoría lo ubica sólo en un tercer turno de selección. Es notable en las pruebas de selección de nuevos docentes como están llegando cantidad de profesionales de otras disciplinas sin estudios pedagógicos. Esto no sólo
por la despedagogización, sino por la empleabilidad: disputan los pocos puestos de trabajo estables en la sociedad, así no tengan la remuneración a la que aspiran. También las pruebas de los alumnos constituyen una responsabilidad acusatoria al maestro, sobre los malos resultados del sistema educativo.

iii. Cultural. El maestro, al tener que buscar otras actividades para reproducir sus condiciones materiales y culturales de su existencia –pensemos en la compra de libros de punta para mantenerse actualizado a los precios actuales—pierde el vinculo con los territorios donde cumple su función, generándose una desterritorialización de su función, en cuanto los vínculos con el lugar en donde trabaja, son sólo laborales en términos contractuales o también de trabajo pagado. También se ha dado la pérdida del proceso de formación a que tenía derecho por su vinculación laboral, ahora él lo debe cubrir.
Esa desterritorialización, caracterizada por estar en ese mundo sólo por el tiempo laboral, lleva a perder el vínculo con las comunidades locales, que fue una de las características del rol en el pasado y que lo vinculó a la construcción de comunidades locales, convirtiéndose en un agente social reconocido. Esa presencia se ha diluido y el maestro trabajador, a la manera del obrero fabril, va a la escuela perdiendo los nexos culturales con su entorno, afectando la percepción y valoración social de él.

iv. Ideológica. La disputa de puestos de trabajo, el rendimiento individual como base de la evaluación, la baja apreciación de la profesión fruto de cargar sobre él todo el componente de las pruebas de evaluación de los niños y jóvenes, van construyendo un imaginario de maestro vago, mal trabajador e irresponsable, mal preparado, que ayuda a profundizar la imagen de que recibe una formación de tercera, y practica mediocremente su profesión.
Esta percepción es retroalimentada por estudios de profesiones expertas en los “diagnósticos”, que mirando el trabajo no desde lo pedagógico, construyen un imaginario sobre la inutilidad de la profesión y la pedagogía. Además, cuando políticamente son conservadores, acusan a los sindicatos de ser responsables de esa pauperización intelectual y del ejercicio profesional del maestro, casi como los neoconservadores estadounidenses acusan del fracaso educativo a los progresistas que lo han orientado y dirigido en el siglo pasado.

v. Personal. Este maestro pauperizado social y culturalmente termina acompañado de una serie de enfermedades profesionales y de estrés, que hacen miserable su vida. Como consecuencia de esto, caen sus niveles de autoreconocimiento y de valoración tanto de sí mismo como de su profesión, lo que lo lleva a cortar los vínculos que lo ligan a las comunidades profesionales autónomas, a las que subjetivamente acusa como responsables de la pérdida del status que antes gozaba. Este docente termina por perder la autoestima, para dedicarse en el día a día a la otra “lucha de clases”, la de correr de centro educativo en centro educativo para ganar como simple “dictador de clases”.


La desprofesionalización del docente se consuma convirtiendo su saber de enseñanza-aprendizaje: la pedagogía, en un simple proceso técnico instrumental que debe ser preparado según ha sido determinado por los técnicos del conocimiento en el aspecto específico. Esos profesionales de la disciplina que hace real la “educabilidad del maestro” mediante la apropiación de estándares y competencias que ellos han diseñado. En este sentido, la desprofesionalización no es más que la otra cara de la misma moneda, que por su reverso tiene a la despedagogización.

EDUCACIÓN(ES) EN LA(S) GLOBALIZACIÓN(ES) (I)
Entre el pensamiento único y la nueva crítica
Marco Raúl Mejía J.

miércoles, julio 15, 2015

Tapizado Aarón-2

Las primeras reglas de substitución que conducirían a los rectángulos Aarón datan del 28/jul/11, si bien retomé el asunto hasta 2015, logrando al fin encontrar unas reglas de substitución que tapizan el plano en forma aperiódica, el 7/jul/2015. Estas reglas involucran a 2 rectángulos, no similares, y esa era precisamente la clave de la investigación. En total se tiene que usar 4 rectángulos, similares 2 con 2.

Se muestra el resultado de aplicar la regla hasta 5 veces.



Para encontrar las dimensiones relativas de los dos rectángulos no similares, si aplica una serie de comparaciones entre base y altura, y operaciones algebraicas, hasta obtener el polinomio:


Una de las soluciones, y la única para nuestros propósitos prácticos, es



Donde el primer rectángulo mide (base por altura) 1 por x, y el segundo rectángulo, raiz(2) por x. Por tanto el tercer rectángulo mide raiz(2)  por x raiz(2), y el cuarto, 2 por x raiz(2). Es decir, en valores aproximados, el primer rectángulo mide 1 por 1.848 y el segundo 1.4142 por 1.848. El tercero mide 1.4142 por 2.6131, el cuarto 2 por 2.6131.

El factor de substitución es x.

La matriz de sustitución es la expresión matemática de las reglas de sustitución anteriormente descritas mediante los diagramas. La matriz quedaría como sigue


El polinomio característico está dado por det(A-tI), donde I es la matriz identidad. Por tanto


Resolviendo, tenemos


Igualando a cero y resolviendo este polinomio, tenemos que el eigenvalor (valor propio) es


En base a éste valor obtenemos el eigenvector, que sería


Este vector nos indica las proporciones entre los 4 diferentes rectángulos, cuando el tapizado tiende a una superficie infinita. Por cada rectángulo del tipo 2, por ejemplo, habrá 1.4142 rectángulos del tipo 1 (aprox.)

Me gustaría en el tiempo por venir investigar generalizaciones de este tipo de tapizados. Específicamente, tapizados que dependieran de dos rectángulos no similares entre si, pero relacionados mediante una regla de substitución.