lunes, agosto 25, 2008

Fleet Foxes

Como sacado de enmedio de la escena folk de los 60's, florece con su primer álbum en junio de este año con sus bellas armonías vocales y sus melodías cocinadas a fuego lento este grupo proveniente de Seattle. La crítica lo ha aclamado unánimamente, y hay incluso quien lo señala como un "clásico instantáneo". Los dejo con el segundo tema del disco, "White winter hymnal".

martes, agosto 12, 2008

Un premio


No tengo palabras para agradecer al blog "Del Pensamiento y Otros Dogmas" que me ha premiado. De veras agradezco no solo a su autor, sino a todas las personas que me visitan y que se toman el esfuerzo de leerme; mi deseo tan solo es que este esfuerzo se vea en alguna medida recompensado.

Ahora me toca a mi, de acuerdo a las reglas del premio, mencionar mis 7 blogs favoritos. Lo hago con agrado y con sincera responsabilidad:

En busca del vinilo perdido
: Posts minuciosos y exhaustivos sobre las extrañas transformaciones de la música pop en la más imperecedera de las artes.

Revoluciones: para quien realmente quiere enterarse de las noticias. A los que no se pierden a López Dóriga, y a los que "si quieren un México moderno", sea lo que sea que signifique "moderno", denle al menos el beneficio de la duda, y léanlo.

Entre a mi mente: Discos para bajar de la era de la psicodelia. No es un blog, es un mundo donde habitar.

El blog de Champy, de Comala a Macondo: un blog inteligente, inquieto y nunca conformista sobre política y cine.

Los hijos de Cain: Blog peruano sobre cine, música y literatura.

L'art passion: Un blog hermoso, entrañable, con las imágenes de los ídolos de mi juventud. Un remanso de belleza, de hermosura exacerbada, de fulgurantes colores cuyo brillo reta a las épocas.

El Lolaberinto: Entre otras cosas, interesantes acertijos matemáticos. Siempre muy divertido.



Normas a seguir:

1- Al recibir el Premio, se ha de escribir un post mostrando el premio y se ha de citar el nombre del blog o Web que te lo regala y enlazarlo al post de ese blog o Web que te nombra ganador.

2- Elegir un mínimo de 7 sitios que creas que brillan por su temática y/o su diseño. Escribir sus nombres y los enlaces a ellos. Avisarles de que han sido premiados con el "Premio al esfuerzo personal" para que lo recojan.

3- Opcional: Exhibir el Premio con orgullo en tu blog haciendo enlace al post que tú escribes sobre él.

Petróleo




viernes, agosto 08, 2008

Los tlahualiles o reseña de una fiesta megalómana

¿Qué es exactamente la fiesta de los tlahualiles en Sahuayo? Después de toda una larga (bueno no tan larga) vida de vivir en esta ciudad y de haber experimentado la fiesta decenas de veces, después de conocer o pretender conocer a mis conciudadanos, todavía no lo entiendo mucho. Esta confusión comienza en la denominación misma. La mayoría se refiere a la "fiesta de los tlahualiles", pero algunos otros no solo la denominan de otro modo, sino que se sienten gravemente ofendidos si se le llama así. Para ellos son las "fiestas patronales" o "fiestas del Patrón Santiago".

Sus orígenes están seguramente del otro lado del charco, en Santiago de Compostela, al occidente de España. Algunos llegados de esas tierras seguramente se asentaron aquí y comenzaron la tradición, así como en otros miles de poblados de América conquistados por los españoles se construyó una iglesia, se asignó un santo y un nombre de pueblo y se estableció una fecha para la fiesta anual, correspondiente al día en que se celebra a ese santo. Por ejemplo el 4 de octubre para los pueblos que se llamen San Francisco, 19 de Marzo para los que se llamen San José, etc. El correspondiente al Santo Apostol Santiago es el 25 de julio.

También se determinan 9 días antes de la fecha señalada, el "novenario", por lo tanto en nuestro caso la fiesta tanto civil como religiosa comienza el 16 de julio. El mero dia 25 sacan en procesión una imágen del Santo Santiago, seguida de incontables grupos de los llamados tlahualiles, en una recreación, y aquí el asunto es un poco confuso, de como los españoles vencieron y conquistaron a los indígenas, o bien de como el Santo, Apóstol del reino español, venció a los moros en aquellas tierras. Esto no tiene nada de particular porque en todos los cientos de miles de pueblos de américa (al menos en los que no han perdido sus costumbres) la fiesta religiosa se une con elementos paganos, específicamente de origen prehispánico.

Pero lo peculiar de nuestro caso es que las costumbres centenarias derivaron, seguramente hace muy poco tiempo, no más de 2 décadas o 2 décadas y media, en algo que no se parece a las otras fiestas religioso-paganas del continente hispanoamericano. Las máscaras de orígen prehispánico, con sus penachos de plumas, se hicieron cada vez más grandes, pesadas, brillantes, soberbias. En franca competencia, los grupos de tlahualiles año con año fueron más lejos, incorporando a sus máscaras materiales modernos como el cartón, plásticos, espejos, etc., hasta llegar al punto actual en el que, como se suele decir, nomás les falta colgarse el molcajete. Estas máscaras llegan a pesar 25 kilogramos. Un guerrero azteca con semejante aditamento seguramente sería inútil en una batalla. Con razón el Patrón Santiago siempre les gana.

También es peculiar que la fiesta no termina el 25 de julio, sino que se sigue viciosamente hasta el 4 de agosto, dia en el cual le toca al Patrón otro recorrido por toda la ciudad. Estos recorridos a pie, los dos dias principales ya mencionados, pueden durar 12 horas, lo cual la gente no considera que sea excesivo, muy al contrario, hay algunas pocas desafortunadas calles por las que no pasa el santo. Además, a pesar de la algarabía y ruido excesivo de las calles por las que pasa la procesión, su suerte es mucho mejor que las calles por las que no pasa, que se convierten en baños públicos de miles de borrachos. Otros dias entre el 25 y el 4 se sacan a procesión otras imágenes del patrón, y existe una larga discusión entre los parroquianos por saber cuál de estas imágenes es la más milagrosa.

También existe la costumbre de los hachones, que son fogatas, y que al decir de algunos provienen de la ancestral costumbre de iluminar el camino a los peregrinos que de toda Europa van año con año a Santiago de Compostela. Los hachones, a falta de mejor lugar, se hacen en las calles del pueblo, para lo cual se trastorna completamente el tráfico vehicular. También se trastornan las horas de sueño de los vecinos, porque la fogata o hachón se acompaña de una ruidosa banda de alientos típica de Michoacán, que toca alegres zapateados, cumbias, merengues, mambos, pasodobles y hasta reguetón, y claro, no podía faltar, mucho, pero mucho alcohol.

Con la modernidad y el ingenio del sahuayense se inventaron los hachones móviles, que consisten en trepar en una camioneta pick-up, admirense ustedes, además de los 8 a 12 miembros de la banda de metales, (tuba, trombones, trompetas, clarinetes, bombo y platillo) a todos los invitados de la fiesta, y pasearse por las pocas calles del pueblo que quedan libres a la vialidad. Todos los invitados, incluyendo al conductor, van bebiendo alcohol.

Otros, no pocos, ven la fiesta como un carnaval. Además de los tradicionales tlahualiles salen por las calles grupos de uniformados de diversa fauna: se pueden observar payasos, muertes, supermanes, chavos del ocho, cantinflas, tin-tanes, hombres vestidos de mujer (la mayoría de los cuales solo tienen esta época del año para satisfacer su afición), y monstruos con caras de plástico. Para sobrellevar su faena todos ellos beben ponche, el cual es una bebida compuesta por chocolate, cacahuate, nueces y granada... y alcohol.

A pesar de esta ambigüedad en el propósito, orígenes y objetivos de la celebración, y la evidente disparidad de razones y sinrazones a este respecto entre los involucrados, el optimismo es generalizado. Apenas el imberbe julio nos brinda sus primeros días ya se siente el ambiente de la fiesta. La gente anda muy contenta (no se sabe si porque le gusta admirar los penachos de los tlahualiles, porque son piadosos católicos o porque les emociona bailar y beber) y hacen gastos francamente exagerados si consideramos los sueldos que perciben. Al menos en este respecto están más que demostrados los milagros del santo, la gente gasta más en la fiesta que lo que gana en todo el año.

Con nostalgia observamos que la fiesta ahora ha terminado. Nimodo, ahora tendremos que esperar un largo periodo de 3 o 4 dias para la fiesta del Divino Rostro en la Palma, en seguida la de San Cayetano en Jiquilpan, luego vienen en septiembre las peregrinaciones a San Juan Nuevo a visitar el Santo Cristo Milagroso, en octubre al cerro del Cubilete en Guanajuato, el festival cervantino, las fiestas de octubre en Guadalajara, después el "aniv. de la rev." en Jiquilpan, y en diciembre otra vez las fiestas en Sahuayo, de la Virgen de Guadalupe, y para finalizar el año las posadas y navidad. Esta cruz nos tocó cargar a los sahuayenses.