sábado, diciembre 29, 2007

Cambio de domicilio

En fechas muy próximas voy a cambiar de lugar de residencia. No voy abandonar completamente este blog, pero aunque el deseo por postear sea muy grande, siendo realista yo creo que los posts si se van a reducir, al menos mientras me establezco en mi nuevo domicilio.

Quiero agradecer profundamente a los visitantes, pocos pero extraordinarios, que frecuentemente me visitaban. Siempre leo sus comentarios. Es más, me emociona que en ocasiones me hacen comentarios en posts que hice hace meses o hasta años. Todos los leo, gracias a que se mandan automáticamente a mi cuenta de correo, así que siéntanse en libertad de seguirme comentando en cualquier post, sea nuevo o viejo.

Mi nuevo hogar va a ser Playa del Carmen, un lugar por si solo interesante, aún más por los lugares que me quedan cerquita: Cancún, Cozumel, Tulum... Mi más ferviente deseo es comentarles con detalle sobre estos destinos turísticos. Definitivamente hay tela de donde cortar.

Nuevamente gracias y esto no es una despedida, sino un esperenme tantito que áhi vengo.

Blogged with Flock

sábado, diciembre 22, 2007

Una canción de Luis Demetrio

El pasado lunes 17 de diciembre se apagó la vida del compositor yucateco Luis Demetrio, autor de una de mis canciones favoritas, y de las pocas que me se de memoria, La Puerta.

Luis Demetrio está ligado por su lugar de nacimiento y por una sensibilidad romántica común, a otros grandes hombres de música de la denominada trova yucateca, iniciada por Ricardo Palmerín, Guty Cárdenas y Narciso Serradel, y continuada por Demetrio, Armando Manzanero, Nicolás Urcelay y muchos otros. En ellos se reúne el febril trópico y el lirismo español. Muchos de los denominados trios provienen de Mérida y son solo uno de los muchos ejemplos posibles de que la música mexicana es mucho más que el mariachi.

Otras preferidas de siempre del autor meridense son "Si Dios me quita la vida" y "Voy".





LA PUERTA

La puerta se cerró detrás de ti
y nunca más volviste a aparecer
dejaste abandona la ilusión
que había en mi corazón por ti.

La puerta se cerró detrás de ti
y así detrás de ti se fue mi amor
creyendo que podría convencer
a tu alma de mi padecer.

Pero es que no supiste soportar
las penas que nos dio
la misma adversidad,
así como también nos dio felicidad
nos vino a castigar con el dolor.

La puerta se cerró detrás de ti
y nunca más volviste a aparecer,
dejaste abandona la ilusión
que había en mi corazón por ti.

viernes, diciembre 21, 2007

Un comentario de Champy

Me pareció interesante este comentario de Champy, puesto en mi post anterior, por lo que lo transcribo aqui.

...que me quieres a pesar de lo que dicen... pues llevamos en el alma cicatrices...imposibles de borrar...

Hace....11 años.... por ahí de septimebre del 96, en mis primeras vacaciones de mi vida profesional (las primeras que me costaron realemnte a mi) nos fuimos mi pareja y yo a la ciudad de México... allí yo fiel adorador de Eugenia la ví en la presentación del dsico a piano con Dimitri.... y Jesusa y Liliana nos invitaron a la presentación de Que devuelvan el siguiente jueves.... nosotros ya teniamos el tour armado, viajabamos de México a Oaxaca, Oaxaca a Puerto Escondido, Puerto a Huatulco.... y teniamos que hacer todo el recorrido de viernes al siguiente jueves que era la presentación del disco en el mueseo de Antropología... pues total, que andabamos a madres, y ya por ahi del miercoles amanecimos en Huatulco....para nuestra sorpresa, esa madrugada el zócalo habia sido tomado por el EPR, Huatulco era un pueblo fantasma, yo no encontraba razón alguna, hasta que despues de mucho caminar, Hans y yo nos vamos a comer al único lugar abierto, una fondita atendiada por una espectacular mulata que me hizo los camarones más picosos de mi vida, me conto la masacre que se había sucitado la madrugada prevía, y que todos lo turista habian huido en ese momento como Dios les dió a entender...entendí de subito el ambiente y la atmósfera que nos rodeaba, pues para evitarnos sorpresas, y como teniamos el pretexto de llegar al concierto de Eugenia, no salimos esa tarde, intentamos mejor dicho, ademas de lo acontecido, estaba atravesando en esos momentos Paulina (no recuerdo si fue solo tormenta o huracan) y aquello era un desastre... pues no habia salidas, no habia vuelos no habia nada.... literalemente viajamos como pudimos en un maravilloso camion de redilas que nos pasaron el pitazo, el viaje sería de Huatulco hasta Acapulco.... entre jaulas cajas gallos gallinas chivas tablas de surf mochilas llantos carcajadas...todo en un super ambiente de solidaridad y camaradería... no recuerdo el nombre de un río (verde pero no me crean mucho), era ya la media noche, y nos avisan que hay un rio crecido y el camión no puede atravesarlo...y que el río sigue creciendo y que no va aparar de crecer.... a la hora llegan unos tipos a hacer su agosto con unas lanchillas pedorras a ofrecer pasarnos al otro lado del río, coincidentemente ya del otro lado había otro camión esperandonos... pues fue toda una odisea cruzar el río crecido, todos ayudandonos uno a uno caja a caja gallo y gallina entre tablas de surf y rebozos logramos pasar unos empapados otros asustados y otros maravillados ante la experiencia.... todo fue entre penumbras y con la tormenta...no habia un solo foco, solo la luz de la tormenta...... afortunadamente, pasando el río, quizá la lluvia ceso en un ahora y llegamos a Acapulco sin otro contratiempo.... pero por los conciertos, por el EPR, por Paulina y por mi más grande aventura en el estado de Oaxaca este viaje nuna se me va a olvidar... y Eugenia debió cantar algun tema de Alvaro una de esas noches, dalo por hecho.

.......tanto tiempo disfrutamos de ese amor....

benditos tiempos y bendita vida.

sábado, diciembre 08, 2007

Una canción de Álvaro Carrillo



Estando de gira de trabajo por el país vecino de Oaxaca, más específicamente en su bella capital, me vi en la necesidad de trasladarme a Chilpancingo. Para no caer en el centralismo legendario, decidí evitar la ruta más ortodoxa, Oaxaca-México-Chilpancingo. Usé otra, que aparentaba ser más problemática, pero a la larga resulto instructiva, emocionante, deslumbrante: Oaxaca-Putla-Pinotepa-Acapulco-Chilpancingo.

La pura mención de estos nombres genera emociones y recuerdos vívidos para el autor. Son sin duda piezas codiciadas para cualquier turista nacional o hasta mundial.

La primer parte del recorrido, de Oaxaca a Putla, comprendió unas 5 horas de un luminoso domingo. Me pareció recorrer las zonas más desoladas y vírgenes del mundo, pero extrañamente la carretera era bastante buena. El vehículo era cómodo, una camioneta tipo suburban con varias filas de asientos. Un sinuoso camino nos condujo hacia arriba, a las cumbres de la denominada "sierra sur", coronada del bosque de coníferas más sano y verde que yo hubiera visto, y que no podía menos que recordarme las sierras de la frontera Michoacán-Jalisco que me son tan familiares. La familiaridad se diluyó un poco cuando empezamos a descender, por un camino más sinuoso aún, a través de infinidad de montañas, colinas, colinas sobre colinas y montañas sobre montañas en un escarpado paisaje que me provocaba mariposas en el estómago. En ocasiones miraba uno hacia abajo, y allá a la distancia, mucha distancia, se mostraba un fragmento, una curva del camino. Algunos minutos después llegábamos a ese punto, pero el descenso no terminaba nunca, y más abajo se seguían viendo las culebras fragmentarias de la carretera. Justo antes de llegar a Putla miré un río caudaloso, refrescante para la vista. La vegetación era diferente, ahora estaba en una umbrosa selva. No se que tan importante sea desde el punto de vista turístico, pero juro que nunca he visto, en persona o fotografías, lugares más hermosos que estos. Y nunca he sentido tanto arrepentimiento, al no llevar conmigo una cámara fotográfica. En esa misma zona y sin hacerse menos en belleza está Cacahuatepec, el lugar de nacimiento de Alvaro Carrillo.

No se que relación guarde la obra del artísta con los lugares que conoció y amó. Después de conocer estas regiones oaxaqueñas y escuchar a Alvaro Carrillo, se me presenta un problema asombroso, de consecuencias inefables, pero prácticamente resuelto.

"Se te olvida", "Luz de luna", "Sabor a mi", no son solo canciones, son amuletos, pendones, épocas en el río de mi vida




lunes, diciembre 03, 2007

Una canción de José González

¿Que pasa si dos argentinos se casan, se van a vivir a Suecia, tienen un hijo, éste aprende inglés, oye música cubana y le dan una guitarra española? Se obtiene, por supuesto, un cantautor, y uno bastante interesante.

Este es mi descubrimiento más reciente en la música; su nombre, José González, pareciera no prometer mucho, pero cuando uno escucha su música esta discreción del apelativo resulta aún más sorprendente, pues si música es igual de discreta. Sin embargo, tiene algunos detalles tan particulares que hacen que valga la pena (de sobra) hecharle un ojo, o mejor sería decir un oído. Espero no decepcionarlos con mi elección. Mas aún, espero que su música, sencilla pero sutil, resulte igual de atractiva, fresca, evocadora, misteriosa y romántica que para un servidor.



Heartbeats

One night to be confused
One night to speed up truth
We had a promise made
Four hands and then away

Both under influence
We had divine scent
To know what to say
Mind is a razor blade

To call for hands of above
To lean on
Wouldn't be good enough
For me, no

One night of magic rush
The start a simple touch
One night to push and scream
And then relief

Ten days of perfect tunes
The colors red and blue
We had a promise made
We were in love

To call for hands of above
To lean on
Wouldn't be good enough
For me, no

To call for hands of above
To lean on
Wouldn't be good enough

And you, you knew the hands of the devil
And you, kept us awake with wolf teeth
Sharing different heartbeats
In one night

To call for hands of above
To lean on
Wouldn't be good enough
For me, no

To call for hands of above
To lean on
Wouldn't be good enough
For me, no