domingo, agosto 23, 2015

Tapizado S-X

Las siguientes reglas de sustitución emplean 6 cuadrángulos básicos, incluyendo 3 cuadrados y 3 rectángulos, de medidas 1 por 1, 1 por x, s por x, x por x, s por s y 1 por s, donde



El valor de x es una de las raíces del polinomio de tercer grado


Se puede establecer la relación entre x y x mediante las siguientes ecuaciones






Gráficamente las sustituciones quedarían representadas como sigue


El tapizado tendría el siguiente aspecto








miércoles, agosto 19, 2015

Mariposas disecadas

Lento salterio, otoñal gavota zalamera:
Basho y sus amigos salen a mirar la luna;
en verano, un arcoíris de gasolina en los charcos,

la cortesía secreta que como icor cursa
a través de la forma antigua de un buen chiste grosero.
Es imposible ponerla por escrito. "Basho"

se llamó a sí mismo “árbol de plátano": banano,
por la planta con que unos estudiantes le recompensaron,
tal vez, por ser su guía

al hilar con ellos, una noche, por las reglas y canales
de un poema colectivo, eslabonado,
grabado en el corazón del profesor: vivo, rígido y fluido

como pasajes grabados en un circuito microscópico.
Elliot tenía en su memoria tantos chistes
que parecían criársele como microbios en cultivo

dentro del cerebro: uno producía otro
de tal manera que era imposible distinguirlos:
en la corte-cultivo de los chistes era él un plátano supremo.

Imaginen una corte de un solo miembro: la reina, una madre joven,
infeliz, sola todo el día con su niño recién nacido
y su nuevo bebé en un apartamento escuálido

de demasiado pocos cuartos, de una raza distinta a la de sus vecinos.
Ella dice al niño que va a suicidarse.
Ella empolla, ella rabia. Esperando distraerla,

el niño hace maromas, canta, imita
a gente que vive en el complejo, cuenta chistes,
cree que si la mantiene con vida hasta que el padre

llegue a casa del trabajo, todos estarán bien hasta que amanezca.
Es la risa contra la alcoba y las píldoras.
¿Qué es él con sus esfuerzos sino un cortesano?

Imposible describir por completo su delirio.
En los primeros meses de haberme mudado de nuevo al este
desde California, tuve que dejar un mensaje

en la máquina de Bob, me hice el hábito
de contarle a la grabadora un chiste; y a la mitad
pretendía haber olvidado el final,

o hacía creer que había sido interrumpido—
para que Bob tuviera muchas ganas de escuchar el final
y tuviera que llamarme. El chiste era de Elliot,

más a menudo que no. Los doctores cometieron el error
que lo mató a una cierta hora más adelante en ese mismo año.
Un día cuando llegué a casa encontré un mensaje

de Bob en mi máquina. Era un chiste
sobre dos rabinos, uno de ellos alto, el otro bajo,
un día mientras caminaban juntos por la calle

ven el cadáver de un chino ante ellos,
y Bob dijo, disculpa, olvidé el resto.
Por supuesto él concibió su chiste como falso,

es imposible saberlo — un reto sin salida.
Pero aquí está, como Elliot me lo contó:
La viuda del muerto vino llorando a los rabinos,

les rogaba que lo resucitaran si podían.
Impactado, el rabino alto se negó absolutamente.
Pero el rabino bajito le dijo que trajera el cadáver

a su casa-estudio, y ordenó que las persianas
se cerraran para que el cuarto estuviera oscuro como noche. Entonces rezó
sobre el cuerpo, cantando una secreta bendición

de la Cábala. "Levántate y respira," gritó;
pero nada sucedió. El cuerpo inerte. Entonces
el breve rabino pidió centenares de velas

y bailó alrededor del cuerpo, cantando y orando
en hebreo, luego en yídish, luego en arameo. Rezó
en turco y en egipcio y en gallego antiguo

por casi tres horas, saltando por encima del ataúd
a la luz de las velas, de modo que sus diminutos y negros zapatos
parecían no tocar el piso. Con un último rezo

sollozado en un castellano anterior a la Inquisición
se rindió, agotado, y miró la cara del hombre muerto.
Jadeante, levantó ambos brazos en un gesto místico

y dijo, “levántate y respira!” Y aún el cuerpo
siguió como antes. Es imposible poner
en palabras cómo las cejas de Elliot se sacudían y baritaban

como mamuts peludos cuando —la viuda china
dio permiso —el pequeño rabino cantó
la bendición para realizar una circuncisión

y quitó el prepucio al hombre muerto, cantó loas
en finés y suajili, y bañó el cadáver
de pies a cabeza, y con un rezo final

en babilónico, jadeando y exhausto,
sostuvo la cabeza del muerto y le besó los labios
y la dejó caer de nuevo y saltando hacia atrás le ordenó,

"¡Levántate y respira!" y el cuerpo siguió como antes.
En esto, como cuando los discípulos de Basho van
a lo largo de la curva dorsal que liga el renga

a lo largo de sus diversas voces, cada una agregando
una transformación según las reglas
del stasis y de la repetición, todos en orden,

pero aun así impredecibles,
Elliot se prepara para el final del chiste: el rabino
enano, aún jadeando como un boxeador estropeado,

mira al muerto y luego a todos los presentes,
una especie de gesto a la Mel Brooks: "Hoo boy!" él dice,
"Esto es a lo que yo llamo estar bien pero bien muerto." Oh, mortales

poderes y príncipes de la tierra, y ustedes inmortales
señores del inframundo y de la vida futura,
Jehováh, Raa, Bol-Morah, Hécate, Plutón,

¿Qué tiene que ver un alma brillante con
sus arpas y fuegos y barcos, sus cacharros
y canales de sangre humeante? Aldeanos mezquinos,

nuestros idiomas no los tocan, ustedes son como esa madre
cuyo niño pequeño ha entretenido para mendigarle vida.
Este niño se convirtió tal vez en el rabino alto,

el que se lavó las manos de todas las maromas
desde el principio. O tal vez se convirtió
en el autor de estas líneas, un renga de un solo autor,

a quien le parece imposible
contar derecho una historia. Era un procedimiento
de rutina. Cuando se acabó los médicos

le dijeron a Sandra y a los niños que había sido un éxito,
pero que Elliot no despertaría por una hora tal vez,
que debían irse y comer algo. A los dos les encantaba discutir

de tal modo que por su lado él recurría al yídish,
y Sandra a un cierto dialecto siciliano.
Él la regañaba incesantemente por fumar.

Cuando ella volvió de comer con los niños
los doctores tuvieron que decirles sobre el error.
¡Oh pétalos que giran, hojas muertas! El movimiento

de rengas eslabonados que pasa de un momento a otro
es significado, dice Bob en su libro de haikús.
Oh, pétalos que giran, todo lo vivo es contingente,

hojas que caen, y es transitorio, y sufre.
Pero el Universal es la meta de los chistes,
especialmente ciertas bromas étnicas, que se disipan

a través de un girante embudo de lenguas y de gestos
hacia una Ítaca absurda. Hubo uno
que me contó un periodista. Él lo oyó mientras un héroe

del Movimiento de Libertad Sudafricana hablaba
con judíos ancianos. El brazo derecho del hablante
había sido volado por derechistas terroristas de buzones.

Él decía a sus oyentes que tenían que dar sus votos
al ANC — un grupo de judíos viejos de quienes se temía
que estaban cerca de los árabes. Pero empezaron a llorar

cuando el viejo combatiente mutilado les dijo que el país
les pedía votar por lo correcto, su voto
podía hacer un país al cual sus hijos podrían volver

desde Londres y Chicago. Los ancianos conmovidos
aplaudieron con vigor y el amigo del orador
le susurró al periodista, "esto es el chiste del ejército belga

hecho carne" Desearía poder decírselo
a Elliot. En el ejército belga, la pelea
entre flamencos y valones se puso mal,

Tan fuera de control que el ejército apenas funcionaba.
Finalmente un comandante reunió a sus hombres
en un gran salón, para ocuparse de las cosas en directo.

Estaban de pie y firmes todos. “Los flamencos”,
ordenó, "a la pared izquierda." La mitad de los hombres
se arracimó a la izquierda. "ahora todos los valones," ordenó,

"muévanse a la derecha." Un número igual se apretó
contra la pared derecha. Solamente un hombre seguía
de pie y firme y en el centro: "¿Qué es usted, soldado?"

Saludando, el hombre dijo, "soy belga, señor."
"Pues sí que es asombroso, cabo — cuál es su nombre?"
Saludando otra vez, "Rabinowitz," contestó:

Un chiste que parece ser un cuento
de judíos. Pero así como el renga describe
un significado religioso pues se mueve en pétalos que flotan

y en hojas frágiles que tocan y mueren y sufren
los vientos cambiantes que barajan las olas del charco,
así en el chiste, apenas bajo la música estridente

de flamenco, judío, valón y lealtad cortesana
se pasa al salterio, a la gavota y a la zalema,
sobre el banano, la luna en otoño—

Lealtad a un estado imposible de explicar.

Imposible ponerlo en palabras. Robert Pinsky.

domingo, agosto 02, 2015

Tapizado Aarón 2-5

Se establece otra regla de sustitución, semejante a las anteriores Aarón-2  y Aarón-3, en la cual el rectángulo más elongado se sustituye por una figura compuesta de 1 solo rectángulo elongado y 2 rectángulos achatados. Se muestra la sustitución completa para cada una de las 4 figuras involucradas:

Los tamaños respectivos de los 4 rectángulos son 1 por x, g por x, g por gx y g^2 por gx. Donde



El valor g es la proporción áurea o número dorado. Además x^2=g^3

El tapizado en formación tiene este aspecto



Tapizado Aarón-3

Si  cambiamos ligeramente las reglas de substitución del tapizado Aarón-2, de modo que los rectángulos más elongados se sustituyen por 3 similares, en vez de 2, además del rectángulo más achatado, se obtiene también un tapizado aperiódico. Además la cuarta regla cambia, sustituyendo el rectángulo achatado grande por 9 copias del elongado pequeño y 9 copias del achatado pequeño. Ahora x, el factor de sustitución, está dado por:





A continuación se muestran resultados de aplicar las reglas de sustitución:


Es inevitable conjeturar que los tapizados Aarón-2 y Aarón-3 son parte de una familia de tapizados, llamémosla Aarón-n, con un número infinito de reglas y tapizados, para cada n entera n>=2. La n representaría el número de rectángulos elongados pequeños en la primera sustitución. Cuando n es 1 se obtiene un tapizado regular cuadrado.

El factor de sustitución va creciendo junto con n y está dado por


viernes, julio 31, 2015

Mariposas disecadas

La mesa estaba puesta bajo el cobertizo de los carros. Había cuatro solomillos, seis pollos en pepitoria, ternera guisada, tres piernas de cordero y, en el centro, un hermoso lechón asado rodeado de cuatro morcillas con acederas. En las esquinas estaban dispuestas botellas de aguardiente. La sidra dulce embotellada rebosaba su espuma espesa alrededor de los tapones y todos los vasos estaban ya llenos de vino hasta el borde. Grandes fuentes de natillas amarillas, que se movían solas al menor choque de la mesa, presentaban, dibujadas sobre su superficie lisa, las iniciales de los nuevos esposos en arabescos de finos rasgos. Habían ido a buscar un pastelero a Yvetot para las tortadas y los guirlaches. Como debutaba en el país, se esmeró en hacer bien las cosas; y, a los postres, él mismo presentó en la mesa una pieza montada que causó sensación. Primeramente, en la base, había un cuadrado de cartón azul que figuraba un templo con pórticos, columnatas y estatuillas de estuco todo alrededor, en hornacinas consteladas de estrellas de papel dorado; después, en el segundo piso, se erguía un torreón en bizcocho de Saboya, rodeado de pequeñas fortificaciones de angélica, almendras, uvas pasas, cuarterones de naranjas; y, finalmente, en la plataforma superior, que era una pradera verde donde había rocas con lagos de confituras y barcos de cáscaras de avellanas, se veía un Amorcillo balanceándose en un columpio de chocolate, cuyos dos postes terminaban en dos capullos naturales, a modo de bolas, en la punta.

Madame Bovary, Gustave Flaubert

jueves, julio 30, 2015

La pauperización del maestro

...Emerge como un componente de la desprofesionalización. La pauperización docente tiene cinco
componentes:
i. Económica. Los salarios de los maestros entran en el libre juego del mercado, entrando a sistemas flexibles de contratación, sin seguridad social y sin el pago de la totalidad de los meses del año. A pesar de un discurso promocional sobre la importancia de la escuela y su valoración social, los nuevos estatutos docentes no otorgan a los docentes la compensación económica al tiempo de estudio. Entre los rangos profesionales, si se midiera por su salario, es uno de los más mal pagos. Esto exige de él múltiples vinculaciones laborales (maestro “taxímetro”) o u ocupaciones paralelas, como vendedor, negocios particulares, entre otros.

ii. Social. Como consecuencia del tipo de vinculación laboral y su mala remuneración, se ha llegado a que en la vinculación al mundo de la universidad los jóvenes no seleccionen en primera instancia a la educación como carrera a la cual desean asistir. La mayoría lo ubica sólo en un tercer turno de selección. Es notable en las pruebas de selección de nuevos docentes como están llegando cantidad de profesionales de otras disciplinas sin estudios pedagógicos. Esto no sólo
por la despedagogización, sino por la empleabilidad: disputan los pocos puestos de trabajo estables en la sociedad, así no tengan la remuneración a la que aspiran. También las pruebas de los alumnos constituyen una responsabilidad acusatoria al maestro, sobre los malos resultados del sistema educativo.

iii. Cultural. El maestro, al tener que buscar otras actividades para reproducir sus condiciones materiales y culturales de su existencia –pensemos en la compra de libros de punta para mantenerse actualizado a los precios actuales—pierde el vinculo con los territorios donde cumple su función, generándose una desterritorialización de su función, en cuanto los vínculos con el lugar en donde trabaja, son sólo laborales en términos contractuales o también de trabajo pagado. También se ha dado la pérdida del proceso de formación a que tenía derecho por su vinculación laboral, ahora él lo debe cubrir.
Esa desterritorialización, caracterizada por estar en ese mundo sólo por el tiempo laboral, lleva a perder el vínculo con las comunidades locales, que fue una de las características del rol en el pasado y que lo vinculó a la construcción de comunidades locales, convirtiéndose en un agente social reconocido. Esa presencia se ha diluido y el maestro trabajador, a la manera del obrero fabril, va a la escuela perdiendo los nexos culturales con su entorno, afectando la percepción y valoración social de él.

iv. Ideológica. La disputa de puestos de trabajo, el rendimiento individual como base de la evaluación, la baja apreciación de la profesión fruto de cargar sobre él todo el componente de las pruebas de evaluación de los niños y jóvenes, van construyendo un imaginario de maestro vago, mal trabajador e irresponsable, mal preparado, que ayuda a profundizar la imagen de que recibe una formación de tercera, y practica mediocremente su profesión.
Esta percepción es retroalimentada por estudios de profesiones expertas en los “diagnósticos”, que mirando el trabajo no desde lo pedagógico, construyen un imaginario sobre la inutilidad de la profesión y la pedagogía. Además, cuando políticamente son conservadores, acusan a los sindicatos de ser responsables de esa pauperización intelectual y del ejercicio profesional del maestro, casi como los neoconservadores estadounidenses acusan del fracaso educativo a los progresistas que lo han orientado y dirigido en el siglo pasado.

v. Personal. Este maestro pauperizado social y culturalmente termina acompañado de una serie de enfermedades profesionales y de estrés, que hacen miserable su vida. Como consecuencia de esto, caen sus niveles de autoreconocimiento y de valoración tanto de sí mismo como de su profesión, lo que lo lleva a cortar los vínculos que lo ligan a las comunidades profesionales autónomas, a las que subjetivamente acusa como responsables de la pérdida del status que antes gozaba. Este docente termina por perder la autoestima, para dedicarse en el día a día a la otra “lucha de clases”, la de correr de centro educativo en centro educativo para ganar como simple “dictador de clases”.


La desprofesionalización del docente se consuma convirtiendo su saber de enseñanza-aprendizaje: la pedagogía, en un simple proceso técnico instrumental que debe ser preparado según ha sido determinado por los técnicos del conocimiento en el aspecto específico. Esos profesionales de la disciplina que hace real la “educabilidad del maestro” mediante la apropiación de estándares y competencias que ellos han diseñado. En este sentido, la desprofesionalización no es más que la otra cara de la misma moneda, que por su reverso tiene a la despedagogización.

EDUCACIÓN(ES) EN LA(S) GLOBALIZACIÓN(ES) (I)
Entre el pensamiento único y la nueva crítica
Marco Raúl Mejía J.

miércoles, julio 15, 2015

Tapizado Aarón-2

Las primeras reglas de substitución que conducirían a los rectángulos Aarón datan del 28/jul/11, si bien retomé el asunto hasta 2015, logrando al fin encontrar unas reglas de substitución que tapizan el plano en forma aperiódica, el 7/jul/2015. Estas reglas involucran a 2 rectángulos, no similares, y esa era precisamente la clave de la investigación. En total se tiene que usar 4 rectángulos, similares 2 con 2.

Se muestra el resultado de aplicar la regla hasta 5 veces.



Para encontrar las dimensiones relativas de los dos rectángulos no similares, si aplica una serie de comparaciones entre base y altura, y operaciones algebraicas, hasta obtener el polinomio:


Una de las soluciones, y la única para nuestros propósitos prácticos, es



Donde el primer rectángulo mide (base por altura) 1 por x, y el segundo rectángulo, raiz(2) por x. Por tanto el tercer rectángulo mide raiz(2)  por x raiz(2), y el cuarto, 2 por x raiz(2). Es decir, en valores aproximados, el primer rectángulo mide 1 por 1.848 y el segundo 1.4142 por 1.848. El tercero mide 1.4142 por 2.6131, el cuarto 2 por 2.6131.

El factor de substitución es x.

La matriz de sustitución es la expresión matemática de las reglas de sustitución anteriormente descritas mediante los diagramas. La matriz quedaría como sigue


El polinomio característico está dado por det(A-tI), donde I es la matriz identidad. Por tanto


Resolviendo, tenemos


Igualando a cero y resolviendo este polinomio, tenemos que el eigenvalor (valor propio) es


En base a éste valor obtenemos el eigenvector, que sería


Este vector nos indica las proporciones entre los 4 diferentes rectángulos, cuando el tapizado tiende a una superficie infinita. Por cada rectángulo del tipo 2, por ejemplo, habrá 1.4142 rectángulos del tipo 1 (aprox.)

Me gustaría en el tiempo por venir investigar generalizaciones de este tipo de tapizados. Específicamente, tapizados que dependieran de dos rectángulos no similares entre si, pero relacionados mediante una regla de substitución.


jueves, abril 23, 2015

Se dice buenos días

...cuando el cartero entró macilento hacia la mesa clasificadora de correspondencia diciéndole un exangüe «buenos días», lo frenó con un dedo en el cuello, lo condujo hasta la percha donde colgaba el sombrero, se lo calzó hasta las cejas, y sólo entonces lo incitó a que repitiera el saludo.
-Buenos días, jefe.
-Buenos días -rugió.
El cartero de Neruda, Antonio Skármeta

Una mañana en que disimuló pacientemente bajo el farol de la esquina que la esperaba, cuando vio a Beatriz abrir la puerta de su casa, y saltó hacia ella rezando su nombre, irrumpió la madre en escena, la cual lo fichó como a un insecto y le dijo «buenos días» con un tono, que inconfundiblemente significaba «desaparece».
El cartero de Neruda, Antonio Skármeta

El director de una compañía citó a Peter para las diez de la mañana. Pepper llega puntualmente, se le hace pasar a un saloncito en el que esperan otras personas. Transcurren unos minutos. De pronto, se enciende una pantalla de televisión, y aparece en la pantalla el rostro del director, que dice:
—Buenos días, Mr. Pepper. Gracias por haber venido. Hemos tenido conocimiento de su proyecto, pero no nos interesa por el momento. Espero que algún día tengamos ocasión de trabajar juntos. Hasta la vista, Mr. Pepper.
Y ¡clac!, el televisor se apaga.
Mi último suspiro. Luis Buñuel.

«¡Buenos días tenga usted, Sir Patrick O’Grandison, Baronet, encanto! ¡Vaya apuesto caballero! Sepa usted que mis garridos cuarenta años están desde ahora a sus órdenes, hermoso mío, siempre que le parezca bien.»
Cuentos completos. Edgar Allan Poe.

...y era lo cierto que la ciudad, a esa hora legañosa, se veía casi desierta y el frailuco sólo tropezaba de vez en cuando con algún grupo de aguadores que le daban los buenos días en nombre del Señor o con algún leñador que desamarraba la carga del asno para satisfacer pedidos de casas principales...
La tejedora de coronas. Germán Espinosa.

No volví a tener ningún contacto con el rector hasta el año siguiente, cuando se hizo cargo de la cátedra de geometría en el cuarto grado. Entró en el aula el primer martes a las diez de la mañana, dio los buenos días con un gruñido, sin mirar a nadie, y limpió el tablero con la almohadilla hasta que no quedó ni el mínimo rastro de polvo.
Vivir para contarla. Gabriel García Márquez.

Era el sargento en persona, que me habría encontrado en su casa si me hubiera demorado cinco minutos más.
—Buenos días, blanco —me dijo con un tono cordial. Yo le contesté sin convicción:
—Dios lo guarde, sargento.
Vivir para contarla. Gabriel García Márquez.

Sólo entonces caí en la cuenta de que los vecinos de asiento en los aviones, igual que los matrimonios viejos, no se dan los buenos días al despertar.
Doce cuentos peregrinos. Gabriel García Márquez.

Se levantó al oír gritos y el apretado golpetear de pezuñas sobre el seco tepetate del camino. Una luz amarilla bordeaba el horizonte. Los arrieros pasaron junto a él, mirándolo. Lo saludaron: "Buenos días", le dijeron. Pero él no contestó.
El llano en llamas. Juan Rulfo.

- Gregorio –dijo por fin el padre desde la habitación contigua de la izquierda–, ha venido el señor gerente y pregunta por qué no tomaste el primer tren. No sabemos que contestar. Además, desea hablar personalmente contigo. Con que haz el favor de abrir la puerta. El señor tendrá la bondad de disculpar el desorden del cuarto.
- ¡Buenos días, señor Samsa! –terció entonces amablemente el gerente.
La metamorfósis. Franz Kafka.

¡Mal año pa las enjusticias contra la ley de Dios! Y mira que no me llegara la tuya tan al alma, si no te viera negar hasta los «buenos días» al venturado de arriba, que es un peazo de pan, de pies a cabeza, cuando na te paece bastante para el cerdo de mi sobrino.
Sotileza. José María Pereda.

Entró al fin la camarera, Buenos días, señor doctor, y posó la bandeja, con oferta menos pródiga de lo que había imaginado, pero incluso así merece el Bragança mención honorífica, no es extraño que tenga huéspedes tan constantes, algunos no quieren otro hotel cuando vienen a Lisboa.
El año de la muerte de Ricardo Reiss. José Saramago.

...la llamó con voz somnolienta y ella apareció en la puerta, aún con la llave, el pan, la leche y el periódico en las manos, dijo, Buenos días señor doctor, y él respondió, Buenos días, Lidia, así se habían saludado el primer día y así seguirán, nunca ella será capaz de decir, Buenos días, Ricardo, aunque él se lo pidiera, cosa que no hizo hasta hoy, ni hará, bastante confianza es recibirla así, desgreñado, con la barba crecida y hálito nocturno.
El año de la muerte de Ricardo Reiss. José Saramago.

Y de pronto el recuerdo surge. Ese sabor es el que tenía el pedazo de magdalena que mi tía Leoncia me ofrecía, después de mojado en su infusión de té o de tilo, los domingos por la mañana en Combray (porque los domingos yo no salía hasta la hora de misa), cuando iba a darle los buenos días a su cuarto.
En busca del tiempo perdido. Marcel Proust.

...antes de entrar a dar los buenos días a mi tía tenía que esperar un momento en el primer cuarto...
En busca del tiempo perdido. Marcel Proust.

La Directora de la escuela dijo «Buenos días, niños», los alumnos contestaron a coro «Buenos días, señora Direc­tora».
Boquitas pintadas. Manuel Puig.

Aún siguieron hablando algunos minutos, y, después de darse las buenas noches o más bien los buenos días, los huéspedes del castillo fueron a acostarse.
Madame Bovary. Gustave Flaubert.

Ninguno de los colegas se apercibió de quién había venido, respondieron como de costumbre al saludo, dijeron, Buenos días, don José, y no sabían con quién estaban hablando.
Todos los nombres. José Saramago.

—No dijo ni buenos días. Me miró, me remiró y me plomeó.
Sombra de la sombra. Paco Ignacio Taibo II.

—Buenos días, esto es un asalto —dijo un enmascarado chaparro...
Sombra de la sombra. Paco Ignacio Taibo II.

No conocía el subway. Me había estado sintiendo demasiado rica para bajar a presentarme con él. Buenos días, señor Subway, soy la nueva pendeja que viene a devorarse Manhattan.
Diablo Guardían. Xavier Velasco.

El emperador Servio Galba... Siendo todavía joven mantuvo rigurosamente una costumbre abolida por todas partes en Roma, excepto en su familia, la cual consistía en revistar dos veces diariamente a sus libertos y esclavos, que se presentaban reunidos a la hora de levantarse y de acostarse, para darles uno a uno los buenos días y las buenas noches.
Los doce Césares. Suetonio.

domingo, marzo 01, 2015

Mariposas disecadas


Y cuando decimos que el hombre es responsable de sí mismo, no queremos decir que el hombre es responsable de su estricta individualidad, sino que es responsable de todos los hombres. Hay dos sentidos de la palabra subjetivismo, y nuestros adversarios juegan con los dos sentidos. Subjetivismo, por una parte, quiere decir elección del sujeto individual por sí mismo, y por otra, imposibilidad para el hombre de sobrepasar la subjetividad humana. El segundo sentido es el sentido profundo del
existencialismo. Cuando decimos que el hombre se elige, entendemos que cada uno de
nosotros se elige, pero también queremos decir con esto que, al elegirse, elige a todos los
hombres. En efecto, no hay ninguno de nuestros actos que, al crear al hombre que queremos
ser, no cree al mismo tiempo una imagen del hombre tal como consideramos que debe ser.
Elegir ser esto o aquello es afirmar al mismo tiempo el valor de lo que elegimos, porque nunca
podemos elegir mal; lo que elegimos es siempre el bien, y nada puede ser bueno para nosotros
sin serlo para todos. Si, por otra parte, la existencia precede a la esencia y nosotros
quisiéramos existir al mismo tiempo que modelamos nuestra imagen, esta imagen es valedera
para todos y para nuestra época entera. Así, nuestra responsabilidad es mucho mayor de lo
que podríamos suponer, porque compromete a la humanidad entera. Si soy obrero, y elijo
adherirme a un sindicato cristiano en lugar de ser comunista; si por esta adhesión quiero
indicar que la resignación es en el fondo la solución que conviene al hombre, que el reino del
hombre no está en la tierra, no comprometo solamente mi caso: quiero ser un resignado para
todos; en consecuencia, mi proceder ha comprometido a la humanidad entera. Y si quiero
—hecho más individual— casarme, tener hijos, aun si mi casamiento depende únicamente de
mi situación, o de mi pasión, o de mi deseo, con esto no me encamino yo solamente, sino que
encamino a la humanidad entera en la vía de la monogamia. Así soy responsable para mí
mismo y para todos, y creo cierta imagen del hombre que yo elijo; eligiéndome, elijo al hombre.
...
Dostoievsky escribe:
“Si Dios no existiera, todo estaría permitido”. Este es el punto de partida del existencialismo. En
efecto, todo está permitido si Dios no existe y, en consecuencia, el hombre está abandonado,
porque no encuentra ni en sí ni fuera de sí una posibilidad de aferrarse. No encuentra ante todo
excusas. Si, en efecto, la existencia precede a la esencia, no se podrá jamás explicar la
referencia a una naturaleza humana dada y fija; dicho de otro modo, no hay determinismo, el
hombre es libre, el hombre es libertad. Si, por otra parte, Dios no existe, no encontramos frente
a nosotros valores u órdenes que legitimen nuestra conducta. Así, no tenemos ni detrás ni
delante de nosotros, en el dominio luminoso de los valores, justificaciones o excusas. Estamos
solos, sin excusas. Es lo que expresaré diciendo que el hombre está condenado a ser libre.
Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una
vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.


El existencialismo es un humanismo, Jean Paul Sartre

viernes, enero 23, 2015

Mariposas disecadas

La inteligencia de las máquinas no se acelera, la inteligencia humana desacelera

Me temo que la escasez crónica de tiempo de nuestra era está empujando a muchas personas responsables en la toma de decisiones a tomar decisiones habiendo escuchado solo muy superficiales argumentos. El “tono de elevador” se ha hecho común incluso en la academia. Una reunión que dura más de 30 minutos es una rareza (de hecho, un lujo desde el punto de vista de los más poderosos, y por tanto más ocupados, ejecutivos). No puedes tener la atención de nadie por más de 20 minutos, pero algunos temas no pueden ser totalmente entendidos en 20 minutos; y algunos grandes científicos no son tan buenos en la retórica como lo son en su ciencia, lo cual significa que ellos podrían perder en una argumentación de 20 minutos incluso si están 100% correctos. Muchas discusiones se ven simplificadas, porque son llevadas a cabo por mensajes de texto en teléfonos inteligentes (smartphones), cuyos pequeños teclados desaconsejan los mensajes elaborados. Los posts de Twitter en 140 caracteres son emblemáticos del apocamiento de la duración de la atención. No tengo miedo de que la raza humana pierda control de sus máquinas tanto como tengo temor de que la raza humana se autodestruirá por las limitaciones del “tono de elevador” y el “tweet”; por la inhabilidad crónica de los tomadores de decisiones, tanto como del público en general, de entender completamente determinado asunto. (Incidentalmente, tenemos menos y menos reporteros de investigación en las organizaciones de noticias por la misma razón, por la brecha reducida de atención de los lectores/videntes, con el resultado de que la confiabilidad de las noticias de los medios está constantemente declinando).

Se ha hecho imposible organizar propiamente un viaje de senderismo porque los participantes, acostumbrados a twitear y enviar mensajes de texto, solo leen las primeras pocas líneas de un largo e-mail; pero, si no se preparan convenientemente, pueden verse en serios problemas en una gran montaña, quizá incluso morir. Ahora multipliquen este concepto unos pocos billones de veces para obtener las dimensiones de los mayores problemas de la humanidad, y entenderán porqué la última de mis preocupaciones es que las maquinas se vuelvan tan inteligentes y la primera de mis preocupaciones es que los humanos se vuelvan demasiado tontos.


Mientras tecleo esta oración, Elon Musk y otros se preocupan de que las máquinas se vuelvan tan inteligentes que incluso comiencen a construir máquinas más inteligentes; en vez de eso, yo me preocupo que la brecha de atención de las gentes se vuelva tan corta que pronto será imposible de explicar las consecuencias de esa brecha corta de atención. Yo no veo una aceleración en lo que las computadoras pueden hacer, pero si veo una desaceleración en la atención humana (si no en la inteligencia humana en general).

Scaruffi http://scaruffi.tumblr.com/

jueves, enero 01, 2015

Los 100 (y un poco más) artistas que más escuché en 2014

1 1  
2 2  
3 3  
4 4  
5 5  
6 6  
7 7  
8 8  
9 9  
10 10  
11 11  
12 11  
13 13  
14 14  
15 15  
16 16  
17 16  
18 16  
19 19  
20 20  
21 21  
22 22  
23 23  
24 23  
25 23  
26 26  
27 27  
28 27  
29 29  
30 30  
31 31  
32 32  
33 32  
34 34  
35 35  
36 36  
37 37  
38 38  
39 38  
40 38  
41 41  
42 42  
43 43  
44 43  
45 45  
46 45  
47 45  
48 45  
49 49  
50 50  
51 51  
52 52  
53 53  
54 54  
55 54  
56 56  
57 57  
58 58  
59 58  
60 60  
61 60  
62 62  
63 62  
64 64  
65 64  
66 66  
67 67  
68 68  
69 69  
70 69  
71 69  
72 72  
73 72  
74 72  
75 72  
76 72  
77 77  
78 78  
79 78  
80 80  
81 80  
82 80  
83 83  
84 83  
85 83  
86 83  
87 87  
88 88  
89 89  
90 89  
91 89  
92 89  
93 89  
94 89  
95 95  
96 95  
97 95  
98 95  
99 99  
100 99  
101 101  
102 101  
103 101